Food porn o cómo hacer fotos gastronómicas perfectas en Instagram

Anonim

Tiempo de lectura 4 minutos

En este hoy del Instagram y los tópicos gastronómicos (todo el mundo esconde un crítico gastronómico dentro, recuerde) este hoy tan raro de los foodies y los seguidores comprados a peso, el valor de algo tan inocente y tan sencillo de hacer “una foto de lo que viene ”ha adquirido tintes de debate nacional .

Ver 25 fotos

Aiala Hernando: gastronomía y fotogenia en estado puro

Por un lado tenemos a los restauradores, teóricamente encantados de la difusión gratuita tienen sus obras en las redes sociales (pese a reciente cabreo de hosteleros neoyorkinos, que trataremos a su debido momento); por otro, tenemos a millas de apasionados gastronómadas, armados con sus iPhones y sus filtros hipsters . Finalmente, la cruda realidad, que -tan bien- retrata a nuestro admirado Mikel López Iturriaga: “Las imágenes megacuquis forman parte de un mundo paralelo que no se parece a la realidad. Por la realidad, tu realidad, es bastante más fea, y lo que era una tarta ideal con la cara de Mickey Mouse ha derivado en una imitación decepcionante, cuando no en una forma de aspecto diarreico ”.

Al igual que yo, la verdad (y es sigo a rajatabla aquella ley sagrada del Hakuna Matata) pesa que también veo un poco lata de esta sobreexposición gastronómica que invade hasta el último rincón de Internet. Somos un poco nipones de lo gastro. Pero se nos pasará, como se nos pasó lo de Rick Astley o lo de Sad Keanu (lo de los gatos no se nos ha pasado, eso es cierto). Conclusión: hay que quedarse con lo bueno de todo esto -que lo hay, vaya si lo hay- hacer un ejercicio de curación de contenido vital y alegrarnos muy fuerte de existán joyas como las fotos que nos regala nuestra protagonista de hoy: Aiala Hernando .

Sigo a Aiala desde hace tiempo porque me fascinó visión de la gastronomía (y, por ende, de la vida). Cada foto en su Instagram es un puñetazo de color y buen gusto entre los días grises y la retranca que muchas veces inunda las redes sociales. Sus fotos me hacen feliz . Cuando echó un poquito de valor (la precaución es virtud de alcaldes, dicha Cromwell) y pidió que nuestro cuente (alguno de) sus secretos para hacer fotos gastronómicas perfectas. Y postre, una galería con 25 de sus mejoras obras .

Disfrutando de las fotos y de las sugerencias de Aiala:

Food porn es una expresión más explícita para describir ese fenómeno que conviene los alimentos en objetos de deseo . Nuestros referimos a esa comida obscenamente apetecible que transformaron un simple "¿quedamos a tomar algo?" En toda una estética del placer.

Prácticamente cualquier alimento (con tacto, gusto y visión) es digno de ser fotografiado . No es tanto el qué sino el cómo, el lugar o si eres capaz de ver más allá del tocino que acompaña a tus lentjas. Ahí van algunas pinceladas:

1) Si estamos hablando de Instagram, la aplicación de comida porno por excelencia, por favor, adiós a los filtros . No son más que velos que hacen que la imagen no aprecie con la calidad y el color que deberían para entrarnos por los ojos.

2) El color y la claridad es probablemente lo primero que hace que paremos más de un segundo a mirar - más bien observar - esa foto. Si además es algo que tú mismo has preparado, que puedes colocar, elegir la luz, la cubertería, y todo eso, ¿qué más quieres?

3) Escoge un lugar con luz natural (al lado de una ventana sería lo ideal) - las lámparas, los fluorescentes y, por supuesto el flash están prohibidos -

4) Una superficie atractiva, cuanto más primitiva, mejor - llevarse bien, madera sin barnizar, mesa blanca mate -

5) Vajilla específicamente (no, el ajuar que te dio tu madre cuando te fuiste de casa no vale), pero nos vale con: plato sencillo blanco y cubertería de plata. Hay algo que ver con la comida de manera como nuestras ganas de comerla (incluso cuando no tengamos hambre).

6) Hay una complicación en un restaurante. No siempre es sencillo hacer fotos a los platos de comida en los restaurantes, así que, a veces, es mejor conformarnos con fotografiar el lugar (si es lo suficientemente bonito, claro). Capturas llenas de color, simetrías, luz y planos cenitales son algunas de las cosas que se llevarán a cabo en la cuenta.

7) Detalles como una (bonita) mano, unas flores, la revista que están leyendo (si no es la Cuore) o algunos de los ingredientes que ha utilizado para cocinar pueden ser un buen complemento para una foto de diez.

8) Por último, creatividad y buen gusto.

GALERÍA: aquí puedes ver una selección de las fotos gastronómicas de Aiala Hernando.

Gastroexhibicionismo alt=

Gastroexhibicionismo © Aiala Hernando

Ver 25 fotos

Aiala Hernando: gastronomía y fotogenia en estado puro